Hacia otro paradigma de civilidad !!!!!
"sólo después de que el último río haya sido destruído, sólo entonces nos daremos cuenta de que el oro no se puede beber" (Profecía Tribu Cree, Norteamérica)

Ennio Morricone - Rivers

21 abr. 2008

Tribuna para Tompkins: Desarrollo sin Crecimiento - Prosperidad sin riqueza


Douglas Tompkins responde el llamado a la “prudencia” que le hizo el Gobierno

“Estoy acostumbrado al hostigamiento político”
El empresario norteamericano no se sorprende de los recados que le envió el subsecretario Felipe Harboe. “Entiendo cómo funcionan las presiones políticas”, dice. Eso sí, está extrañado por la forma y recuerda que la administración de Ricardo Lagos no le mandaba anuncios por la prensa a página completa.

Douglas Tompkins no ha cambiado una línea de su agenda esta semana. Siguió en reuniones y abocado a sus proyectos conservacionistas en su estancia en el sur, a miles de kilómetros de distancia, mientras Santiago fue un hervidero por los llamados que le hizo el Gobierno a clarificar su situación de turista en el país y sus donaciones. Todo, luego de ironizar sobre las políticas medioambientales de la administración de Michelle Bachelet. Los llamados del subsecretario Felipe Harboe encontraron respuesta en parlamentarios, ambientalistas e incluso en el entorno del ex Presidente Ricardo Lagos. Antes de que su abogado, Pedro Pablo Gutiérrez, acuda al despacho de Harboe en La Moneda este lunes, Tompkins despliega sus argumentos.

Una de las críticas en su contra que desplegó el subsecretario Felipe Harboe es que mantenga visa de turista por 14 años.
Dados todos los factores, he recibido una visa de turista no por 14 años, sino que realmente por 47 años desde la primera vez en que comencé a visitar Chile, en 1961. Ahora parece que hay muchas personas deseando cambiar las reglas. Por lo que yo sé, y por lo que me ha dicho mi abogado, debo atenerme a las reglas y regulaciones del Gobierno respecto a las visas. Si yo no he hecho nada malo, esto no es evidente y necesitaré aprender qué es y, por supuesto, corregiré lo que sea que haya hecho mal. Hasta ahora, no hemos visto nada, por lo que escucharemos respetuosamente al gobierno sobre lo que tenga que decir. Pero estoy un poco confundido por el término "sincerar" mi visa. No he visto esa palabra en las normas, pero tal vez está en una forma en la que yo o mis abogados no la hemos entendido.

El subsecretario dijo que usted ha recibido 12,3 millones de dólares en donaciones estos últimos tres años. ¿Es eso efectivo?
Hay que preguntarles cómo llegan a esas cifras. Tengo curiosidad de saber qué es lo que están diciendo de mí. Nuestro abogado, Pedro Pablo Gutiérrez, tendrá una reunión con el subsecretario Harboe, para saber de qué es lo que se trata esto. Es muy extraño recibir este tipo de cuestionamientos o notificaciones a través de la prensa, porque si existiera algún cuestionamiento financiero o impositivo, éste llegaría a través de Impuestos Internos o el Banco Central.

¿Qué le parece que la Cámara de Diputados pida que el SII aclare sus dineros y donaciones y además revisar su situación migratoria?
Ellos son bienvenidos a hacerlo.

¿Estima que el Gobierno ha cambiado su política hacia usted, respecto a la que tenía la administración anterior?
Aparentemente es así. Si la administración de Lagos tenía algo que conversar con nosotros nos contactaban de una manera normal y no recibíamos anuncios con los métodos que utiliza el señor Harboe: entrevistas a toda página, manifestando su opinión de que nosotros tenemos la intención de encender una polémica. Encuentro esto extraño. Conozco a muchos ministros de este gobierno y ellos no tienen la tendencia de hacer lago como esto. Francamente estoy sorprendido y lo tomo como una anomalía.

Presión política

Los parlamentarios Guido Girardi, Enrique Accorsi y Alejandro Navarro dijeron que el Gobierno lo está persiguiendo. ¿Se siente acosado por las autoridades?
¿Cuál es la novedad? Estoy acostumbrado al hostigamiento político, ha durado cerca de 15 años. Girardi, Accorsi y Navarro son veteranos políticos y hablan con franqueza. Estoy satisfecho de que ellos también vean las cosas de esta forma. Por las cientos de cartas, e-mails, noticias en los medios y llamadas telefónicas de todas partes del país, estoy consciente que hay muchas personas que ven las cosas desde la misma perspectiva que estos parlamentarios.

Girardi dijo que las amenazas contra usted y las ONG se deben a la presión de la industria salmonera y forestal, que responsabilizan a los ecologistas de su descrédito en medios de comunicación y mercados extranjeros. ¿Opina usted lo mismo?
No me sorprende para nada. Entiendo bastante cómo funciona la presión política. Lo que yo percibo es que esto es una pelea ideológica, ya que al parecer hay algunas personas que quieren suprimir las opiniones que no les gustan.

¿Cambiará su forma de recibir las críticas o "ataques", como los califican algunos parlamentarios?
Todos estos años he estado en los medios expresando mis opiniones y nunca ni bajo ninguna circunstancia, yo o nuestro equipo ha atacado a nadie. Hemos contraatacado y siempre de forma muy cortés, hasta que hemos sido injustamente insultados o atacados. Pero nunca, absolutamente nunca, ha habido una ocasión en que hayamos sido agresivos en nuestras respuestas sin haber sido provocados, necesitando defender nuestros proyectos o nuestra dignidad.

El senador Eduardo Frei lo acusó de utilizar "recursos internacionales cuya procedencia no conocemos", en "hacer campañas nacionales e internacionales contra el desarrollo energético de Chile y sectores que tienen relevancia en el mercado, como los salmoneros". ¿Qué hay de cierto en esa afirmación?
El senador Frei debe consultar con Impuestos Internos, el Comité de Inversión Extranjera o el Banco Central. Todas estas entidades de control monetario funcionan bajo estrictas normas que nosotros seguimos. El senador Frei necesita verlo con ellos, pero no encontrará nada fuera de orden de nuestra parte.

¿Ha tenido usted alguna participación o injerencia en las editoriales de "The New York Times" en contra de la industria salmonera o del proyecto de HidroAysén?
No.

¿Cómo califica el manejo del Gobierno y de la Presidenta Bachelet frente al proyecto de HidroAysén?
Entiendo que hay muchas opiniones de distintos ministros circulando y ciertamente cada persona tiene derecho a tener su propia opinión, pero nos hemos dado cuenta que la Presidenta está esperando ver cómo es el proyecto realmente, una vez que éste se presente formalmente al SEIA. Esto parece ser lo más prudente y la forma en como el proceso debe realizarse.

¿Cómo evalúa el actuar de las autoridades con los opositores de ese proyecto?
Existe una estrecha visión acerca de que Chile puede sólo satisfacer su apetito de energía construyendo gigantescas mega represas en vez de buscar una política energética más sensata e inteligente y analizar cómo otros países han enfrentado desafíos similares. El poder y la fuerza de estos grandes actores, como Endesa, Colbún o Transelec, debe ser equilibrado por el sentido común de la ciudadanía. Deben entender que pueden tener un buen negocio sin crecimiento, que podemos tener desarrollo sin crecimiento y prosperidad sin riqueza. Chile estará enfrentando el mismo problema con cada nuevo incremento de crecimiento en el futuro, hasta que todos los ríos estén represados y cada metro cuadrado del territorio esté desarrollado. Isla de Pascua es la famosa metáfora de este tipo de colapso.

El jueves se reunirá con el ministro Sergio Bitar para tratar el tramo de la Carretera Austral que atraviesa el Parque Pumalín. ¿Qué propone para no afectar la conectividad terrestre de la zona?
Nosotros hemos tratado de que la conexión entre Palena y Puerto Montt se realice en forma rápida, barata, con un mínimo impacto y con gran rentabilidad social. Pero hemos escuchado constantemente confusos argumentos de parte del senador [Antonio] Horvath y sus colegas que están interesados solamente en una propuesta que costaría una fortuna y retrasaría la conectividad por años. Si no fuera por Horvath y sus seguidores hoy tendríamos una buena conectividad. Ahora nos vemos enfrentados a otros 10 ó 15 años, mil millones de dólares y a una carretera lenta que será 100 kilómetros más larga y que serpenteará a lo largo de las montañas. Esto les costará a los viajeros una distancia adicional de más de 37 mil millones de kilómetros en 100 años, en base a una estimación conservadora. Imagínate la pérdida de tiempo que esto implicaría.

(Diario La Nación)

1 comentario:

Navalero dijo...

ese es mi jefecito!!!

jeje



estos politicuchos chilenos....

como es posible que no entiendan!!!!