Hacia otro paradigma de civilidad !!!!!
"sólo después de que el último río haya sido destruído, sólo entonces nos daremos cuenta de que el oro no se puede beber" (Profecía Tribu Cree, Norteamérica)

Ennio Morricone - Rivers

29 sept. 2008

Jefe Seattle sobre el agua

Muy iluminadoras, cargadas de ética, de cultura y de espíritu son las palabras del Cacique Seattle de la Tribu Squamish, dirigidas al Gobernador Stevens Washington, cuando éste les quería arrebatar sus tierras en el año 1856:
“¿Cómo pueden ustedes comprar o vender el cielo o el calor de la tierra? Nos parece una idea extraña. La tierra no pertenece al hombre, es el hombre el que pertenece a la tierra. Para mi pueblo, cada parte de esta tierra es sagrada. Cada árbol, cada río, cada insecto que vuela y canta, todo lo que está aquí es sagrado, para la memoria y la esperanza de mi pueblo. Cada colina, cada valle, cada llano y alameda, están marcadas por algún recuerdo, triste o alegre, de la vida de mi tribu.
El suelo está enriquecido con la historia de nuestros muertos. La linfa que corre en los árboles lleva consigo el recuerdo del pueblo indígena. Esta agua que brilla moviéndose en las corrientes y en los ríos, no es simplemente agua. Es la sangre de nuestros antepasados. ¿Cómo podríamos vender la tierra o el agua, si son sagradas?

Ustedes deben enseñar a sus hijos que la tierra es sagrada y que cada sombra que se refleja en el agua clara del lago habla de la historia y de los recuerdos de mi pueblo. El murmullo del agua es la voz del padre, de mi padre. Los ríos son nuestros hermanos. Ellos sacian nuestra sed. Los ríos llevan nuestras canoas y alimentan a nuestros hijos e hijas. Díganles a sus hijos que los ríos son hermanos nuestros y también de ustedes. Traten a los ríos con la misma delicadeza con que tratarían a un hermano.

Se que el hombre blanco no piensa así. La tierra no es su hermana, sino su enemiga. El la conquista y la abandona. Trata a su madre, la tierra, y el río, su hermano, apenas como cosas que se pueden comprar, explotar y vender. Como si fueran objetos. Su espíritu devorará la tierra y se irá, dejando atrás suyo solo un desierto”.

No hay comentarios: