Hacia otro paradigma de civilidad !!!!!
"sólo después de que el último río haya sido destruído, sólo entonces nos daremos cuenta de que el oro no se puede beber" (Profecía Tribu Cree, Norteamérica)

Ennio Morricone - Rivers

1 jul. 2009

Destruir la Patagonia no sólo es sinónimo de HIDROAYSEN

Xstrata bajo perfil
martes, 23 de junio de 2009

Hidroelectricas en la Patagonia no es sinonimo de Hidroaysen. La suiza Xstrata avanza en silencio en el proceso de autorizacion ambiental de su central y en el respaldo de la comunidad. El asunto marcha bien, pero en los proximos dias le esperan decisiones importantes.

Por Sandra Burgos y Jessica Esturillo.

A 1.755 kilómetros de Santiago, un contingente de Energía Austral, la filial de Xstrata Copper encargada de poner en marcha el proyecto hidroeléctrico en Aysén, trabaja silenciosamente. No hay que hacer ruido, sino ganar tiempo… con el invierno no sólo llegarán las intensas heladas y lluvias características de la zona, sino también el momento de las grandes definiciones que marcarán un antes y después para este proyecto.
Fuentes cercanas a la multinacional suiza confirman que el directorio de la firma está en etapa de reflexión, en pleno proceso interno de revisión y toma de decisiones. En unos 45 días más el directorio de Energía Austral visará la presentación del nuevo estudio de impacto ambiental (EIA) de la Central Río Cuervo al SEIA. En la empresa saben que es “impensable” repetir su fracaso de abril de 2007, cuando la autoridad ambiental rechazó el informe de la primera de las tres unidades del complejo hidroeléctrico que Xstrata tiene previsto construir en la Undécima Región. Así lo ha reconocido públicamente Alberto Quiñones, gerente general de la filial eléctrica de la europea, y por eso –desde que se les aplicó el artículo 24 de la Ley de Bases del Medioambiente– no han escatimado esfuerzos para asegurarse de que la versión 2.0 del estudio sea a “prueba de balas”.

La mesura ha sido uno de los ingredientes fundamentales para lograr este objetivo. Por eso, y pese a que el equipo de trabajo de la compañía y de sus consultores concluyó en noviembre de 2008 la elaboración del nuevo documento, han optado por esperar, sin importar que las fechas que han mencionado públicamente para el ingreso del EIA a la Corema de Aysén se hayan vencido en varias oportunidades. Porque en un comienzo se mencionó octubre de 2008, plazo que finalmente no se cumplió. En agosto del año pasado la competencia –HidroAysén– ingresó su EIA de 10.500 páginas. Fue en ese momento cuando Xstrata decidió cambiar de estrategia y esperar a que la Corema se pronunciara sobre el proyecto rival. En noviembre pasado, la entidad oficializó miles de reparos al estudio, dando un plazo de cinco días para que la compañía respondiera o pidiera la suspensión del plazo. Hidroaysén optó por este último camino.
Ante ese escenario, Xstrata –que ya tenía prácticamente listo un nuevo EIA– decidió diferir cualquier movimiento y someter su proyecto a una verdadera “prueba de blancura”. Tomó los reparos presentados a HidroAysén y los enfrentó con su plan, contratando para ello la asesoría de la auditora internacional en temas medioambientales Knight Piésold Consulting Engineers y la de Poch Consultores para los aspectos legales.Así, el plazo de entrega del nuevo EIA se postergó para febrero de este año, pero los encargados del proyecto sintieron que aún había espacio para perfeccionar los antecedentes que pondrán a disposición de los 32 servicios públicos que tomarán parte en el análisis de la iniciativa. Pero comentarios recientes de Energía Austral indican que el momento decisivo habría llegado. El EIA respondería a las expectativas de la empresa y, por lo mismo, estarían a punto de presentarlo. Así al menos lo reconoció el propio Quiñones en mayo, antes de que se iniciara la etapa de “definiciones internas” respecto del proyecto, fase en la que el rol protagónico lo asume el directorio de Xstrata. Lo curioso de todo esto es que los nuevos plazos son muy coincidentes con los que tiene HidroAysén para presentar su EIA remozado: agosto.

La idea es contar con una resolución ambiental en mayo de 2010, en línea con los planes iniciales, cerrando así el capítulo relativo a Río Cuervo y enfocando su atención en el otro elemento vital para que el plan eléctrico de la suiza en el sur de Chile se concrete: encontrar la alternativa para enlazar al Sistema Interconectado Central (SIC) –que va de Taltal a Chiloé y abastece de energía a más del 94% de la población del país– los 1.000 MW que producirá el futuro complejo.

El aprendizaje

Todo indica que la estrategia silenciosa de Xstrata ha dado buenos dividendos, manteniéndose más al margen de las críticas ambientalistas, que centran la campaña “Patagonia sin Represas” en HidroAysén. No lo confiesan públicamente, pero en el fondo les ha servido como “conejillo de indias”, a lo que se suman las propias experiencias de la suiza en esta materia. De hecho, desde que tomaron las riendas del proyecto se esforzaron en borrar cualquier huella negativa heredada de sus predecesoras, en particular de Noranda y su polémica planta de aluminio que pretendía levantar en Aysén, bajo el paraguas de Alumysa. Alumysa asumió la decisión definitiva de terminar con el proyecto en noviembre de 2004. Casi dos años después, las fusionadas Noranda y Falconbridge pasaron a manos de Xstrata, la cual rescató la oportunidad que representaban los derechos de agua que tenía la propuesta de Noranda. Su aprovechamiento como recurso energético tenía sentido en el contexto del estrecho escenario energético eléctrico que dejó la carencia del gas natural proveniente de Argentina.

Fue así como, a poco de asumir el control de Falconbridge, la suiza se abocó a la tarea de revivir el proyecto de centrales de la filial Energía Austral, pero esta vez con una nueva estrategia. La multinacional hizo valer su posición de que un proyecto sin el respaldo comunitario no puede convertirse en realidad y trazó un plan de acción que, para muchos actores de la zona y el sector, está dando positivos dividendos: buena parte de la comunidad de Aysén estima que el proyecto traerá más beneficios que perjuicios, a lo que se suma una baja exposición mediática, si se compara a lo que ha sucedido con HidroAysén.

Según comentaba el propio Quiñones en el último informe de sostenibilidad de la compañía, el equipo de profesionales de Energía Austral trabaja para desarrollar el mejor proyecto que sea posible lograr. En el documento señala: “luego de varias lecciones que nos han ayudado a aprender y corregir, hoy nos sentimos satisfechos, principalmente por la relación generada con la comunidad de la Región de Aysén. Queremos seguir contribuyendo al desarrollo sostenible de la región, en el ámbito económico y sociocultural y para eso estamos trabajando”. La alcaldesa de Puerto Aysén, Marisol Martínez, define lo que a su parecer ha sido la táctica de Xstrata Copper: “ellos han tenido una estrategia muy inteligente, se han enfocado al tema social y han trabajado con un encargado de territorio en materia de abordar temáticas sociales, y eso creo que ha sido muy bien acogido por la comunidad, porque han entregado aportes para escuelas, para actividades de deporte y cultura, entre otras. En ese aspecto, la estrategia que ellos han utilizado para ingresar acá ha sido vista positivamente”, explica a Capital.

Si bien hay grupos de la población, especialmente comunidades indígenas, que rechazan el proyecto por las posibles intervenciones que puedan significar en sus tierras, la comunidad en general lo percibe bien. La alcaldesa explica que el proyecto de Xstrata ha logrado mantener un perfil bajo frente al de HidroAysén, porque además de ser de menor envergadura, no ha sido contaminado por figuras políticas ni extranjeras. “No ha venido la esposa de Mitterrand, ni Robert Kennedy Jr., ni gente con influencia económica y política. Además, aquí los grupos ambientalistas opositores no han puesto una gran cantidad de recursos”.

Respecto a los programas de mitigación y compensaciones en los que estaría trabajando la empresa, la edil anticipa que será un tema que analizarán en el próximo concejo del 22 de julio, oportunidad en que los ejecutivos de Energía Austral expondrán su proyecto. En todo caso, comenta que la comunidad de Aysén espera que la empresa entregue una solución respecto a los altos costos que hoy pagan por energía. “Obviamente, si están ocupando nuestra agua y terrenos, lo que uno esperaría es que estuviéramos exentos de pago, o bien que los costos bajaran considerablemente. Eso no sólo sería un beneficio para la comunidad, sino también un incentivo para que otras empresas se instalen en la zona. Lo otro que uno espera es que esta compañía reclute mano de obra, pero no sólo que Aysén entregue mano de obra barata, sin calificación, sino que la firma invierta en lo que sería la capacitación”.
El trabajo diseñado en el plan de acción de Energía Austral contempla varios puntos que, coincidentemente, han sido los temas de preocupación que han manifestado a Hidroaysén los vecinos de Coyhaique, Cochrane, Villa O’Higgins y Tortel. Por ejemplo, uno de los conflictos que se plantea es el aumento de la población flotante que se generaría con las obras de construcción de los embalses.Para paliar esta situación, en el diseño de central Río Cuervo se incorporaron campamentos para los trabajadores en la etapa de construcción, para no generar un exceso de moradores que impacte en la ciudad de Puerto Aysén. Asimismo, se crearon sistemas de turnos para que los operarios regresen a sus casas en el período libre, a través de traslados que se harán de manera directa hasta el embarcadero, donde Energía Austral dispondrá de un catamarán –que también podrá ser utilizado por el resto de la comunidad– para su transporte hasta Puerto Montt. Otro de los temas que consideran es la condición sísmica del entorno donde se hará el proyecto. Este fue uno de los puntos cuestionados en el primer EIA de Central Cuervo, pero la empresa lo tendría considerado en una segunda versión. En el ámbito social, la firma puso en marcha un programa de involucramiento social con foco en las áreas de educación, cultura y salud. Asimismo, están trabajando en un programa de desarrollo de proveedores locales.

Fin del veranito de San Juan
Si bien el trabajo silencioso que han desarrollado en la zona de Aysén les ha permitido tener a gran parte de la comunidad de su parte y evitar ruidos, en Energía Austral saben que este veranito de San Juan se acabará pronto y que el punto de quiebre será la propuesta del EIA. Es por eso que la estrategia sería esperar a que HidroAysén haga su presentación. Ello generaría un gran nivel de expectación en ese proyecto, bajando la tensión para el de Xstrata. Patricio Rodrigo, secretario ejecutivo de Patagonia Sin Represas, el principal dolor de cabeza de HidroAysén, señala que tienen al proyecto de Xstrata en la mira: “en marzo de 2007 entregamos nuestras observaciones al EIA de Central Cuervo. La primera oposición a ellos fue del Consejo de la Patagonia. No podría ser de otra forma, ya que nuestra causa es ir en contra de todas las mega represas que se pretendan construir en la Patagonia”. Confiesa que la campaña contra Hidroaysén ha sido más visible, “pero Xstrata tiene la misma oposición nuestra, salvo que ellos han querido mantenerse en un bajo perfil. Están con acciones sociales en Puerto Aysén ahora, pero partieron con el pie izquierdo: presentaron un proyecto sin una palabra de riesgo telúrico, en una zona donde hay un enjambre sísmico”.

El trabajo en la comunidad se ha enfocado en el tema social: han entregado aportes para escuelas, para actividades de deporte y cultura, entre otras.

Lo que se viene
Más que el EIA y su fracaso anterior, todo indica que es en la línea de transmisión donde se sitúa la mayor encrucijada para Energía Austral. Precisamente por esa razón la empresa está atacando en forma simultánea distintas alternativas. Si bien en primer término la opción fue “subirse” al tendido de 2.000 kilómetros que HidroAysén impulsa para traer directamente a Santiago la producción de las cinco centrales que levantará en los ríos Baker y Pascua, el rechazo sistemático por parte de Endesa y Colbún, basado en consideraciones técnicas y de seguridad que implicaría mover un bloque de más de 3.000 MW, los motivó a encargar a Transelec una alternativa en solitario.
Claro que Energía Austral optó por este camino no sin antes ofrecer una fuerte pelea comunicacional y también ante el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia, que en 2007 autorizó la asociación de los mayores generadores del SIC en el polémico megaproyecto, con la condición de analizar la posibilidad de incluir a terceros en el tendido, el cual –por orden del organismo– estará en manos de una sociedad diferente, hoy denominada Aysén Transmisión.
En el sector aún recuerdan las fervorosas intervenciones de Robert Biehl, ex gerente general de Energía Austral, quien con argumentos técnicos contundentes y presentando los últimos avances tecnológicos que harían realidad la intención de la firma, defendía la tesis de que la capacidad de la línea era suficiente para acoger a las dos iniciativas. Con el tiempo, la idea del ex ejecutivo fue adaptándose y hoy la pretensión de Energía Austral no se limita a compartir las torres, si bien es una de las posibilidades. Se comenta que el mayor interés de la compañía sería acceder a parte de la franja de servidumbre que utilizará HidroAysén, debido a que –a diferencia del proyecto de Endesa y Colbún– la capacidad de Río Cuervo, Río Blanco y Lago Cóndor –las otras dos unidades que vendrían después– es inferior, lo que les permitiría conectarse en un punto más cercano del SIC (a unos 1.000 kilómetros), en corriente continua, al igual que el tendido de su “vecina”.
Precisamente, ese es el estudio que Transelec está desarrollando para ellos, hoy en etapa de factibilidad. La canadiense evalua construir una línea de corriente alterna a la que se conectaría la central y que llegaría a un punto –aún por definir– donde se ubicaría la planta conversora, que marcaría el inicio de un tendido continuo que terminaría en las proximidades de Charrúa (IX Región), donde estaría la segunda conversora –unidades que representan la mayor parte de la inversión– y el enlace al sistema troncal. Pese a la señal de independencia, HidroAysén no deja de ser vital para Xstrata. ¿La razón? El proceso de open season, que la sociedad de Endesa y Colbún desarrolla para determinar la eventualidad de abrir la línea, y que concluirá el próximo 23 de agosto (fecha en que se sabrá si hay o no terceros interesados), podría terminar con modificaciones al proyecto. De acuerdo con declaraciones recientes de su gerente general, Hernán Salazar, la firma estaría dispuesta a implementar cambios como el traslado de la unidad conversora de HidroAysén, acercándose aRío Cuervo, o la posibilidad de definir un uso conjunto de la servidumbre o parte de las torres de la línea de transmisión, lo que despejaría un escollo relevante para la silenciosa Energía Austral.

No hay comentarios: